PLANIFICACION DE SU RETIRO
Uno de los aspectos esenciales para un retiro exitoso en el plano económico, es la posibilidad de planificarlo con suficiente tiempo de antelación para asegurar un ingreso mensual igual o mejor al que se tuvo durante los años de vinculación al mundo laboral. Nuestros asesores le ayudarán a trazar un plan de acción con el fin de proyectar un ingreso a través de aportes periódicos que le permitan alcanzar su meta financiera.

Retiro AINSA

Planear nuestro retiro es, sin duda alguna, la meta financiera más importante para el ser humano. Pensemos por un momento: una persona que comienza su vida laboral en promedio a los 25 años, tomando en cuenta que la edad del retiro inicia entre los 60 y 65 años, trabajará aproximadamente de 35 a 40 años.

Ahora bien: la esperanza de vida de la clase media en Latinoamérica ronda los 75 años hoy en día, lo que significa que vivirá aproximadamente de 10 a 15 años retirada, sin generar ingresos: es decir. ¡El 37,5 % de tu tiempo de vida sin ingresos! Definitivamente nos ocupa esta temática.

Por eso es importante comenzar a ahorrar desde que empezamos a trabajar: tenemos que juntar, como mínimo, el dinero suficiente para vivir sin ingresos durante ese periodo de tiempo (de 10 a 15) años. Afortunadamente, esto no significa guardar la mitad de lo que ganamos para esta meta: se requiere mucho menos, pero invertirlo de manera inteligente.

También tenemos que entender que planear nuestro retiro es un proceso que no es estático, sino más bien dinámico y cambiante, ya que tanto nuestro nivel de ingresos como nuestras necesidades, circunstancias y eventos  a los que nos enfrentamos pueden cambiar con el tiempo.

¿Cómo Planear Nuestro Retiro?

Antes que nada, para entrar en perspectiva, tienes que estar claro que requieres de mucha disciplina financiera y visión de largo plazo. Pero sobre todo debes asumir la actitud de establecer un compromiso con ese viejito que llevas dentro.

Montarse en una estructura de planificación financiera de cara al retiro requiere mucha responsabilidad, ya que los resultados los determinara únicamente las decisiones y las acciones que ejecutes en el tiempo oportuno.

El primer paso importante que debemos tomar es determinar nuestras necesidades en el retiro. Esto esencialmente consiste en estimar el ingreso mensual o anual que necesitaremos para vivir cómodamente en nuestros años dorados.

Sin embargo, esto no es fácil e incluso los expertos en Finanzas Personales difieren sobre la forma más adecuada para hacerlo.

Algunos autores afirman que en nuestros años dorados tenemos menos compromisos económicos, ya que en ese momento seguramente nuestra vivienda será propia, y habremos terminado con los pagos de la misma. Por otro lado, ya no tendremos ciertos compromisos como puede ser con nuestros hijos (su alimentación, las colegiaturas, etc.). Por ello, afirman que un buen estimado anda en un rango entre el 70 al 80% de nuestros ingresos actuales (debemos revisarlo cada año). Esto puede ser un peligro, principalmente si estamos apenas iniciando nuestra vida laboral, ya que nuestro ingreso será relativamente bajo y no representa, con mucho, el que podremos obtener posteriormente si logramos un crecimiento laboral (o en nuestro negocio propio).

Otros afirman, por el contrario, que en los años del retiro los gastos se disparan, principalmente porque los gastos médicos suelen ser mucho más elevados en estas edades (o las primas de estos seguros, si contamos con ellos), por lo que necesitamos un ingreso mayor al que tenemos actualmente.

Probablemente no estemos exentos de enfrentarnos a una realidad parecida a los 2 escenarios descritos anteriormente, obviamente la salud (buena o mala) jugará un rol a favor o en contra nuestra. Creo que la mejor manera asumir este desafío de cara al retiro, es estando claro que la expectativa debe ser una… y es mantener el estándar(promedio-alto) de vida que tuvimos en nuestra etapa productiva.

Planear nuestro retiro es visualizar(tener claridad) cómo queremos vivirlo (qué tipo de vida queremos tener en esos años) y calculando a partir de esto el dinero que necesitaremos anualmente para garantizarlo (a precios actuales).

El segundo paso para planear nuestro retiro es calcular la cantidad de recursos que necesitaremos para financiar este retiro, es decir: cuántos años viviremos en promedio(según estadísticas). A esa esperanza de vida que tomemos, tendremos que restar la edad a la que nos pensemos retirar.

Por ejemplo, si deseamos retirarnos a los 60 años, necesitamos calcular que requeriremos acumular un monto tal que nos permita vivir 15 años (en promedio) con los ingresos anuales que hayamos calculado. Y sí: es un monto muy grande de dinero el que necesitaremos juntar para lograrlo. Por eso es tan importante comenzar a ahorrar para nuestro retiro lo más pronto posible: desde que iniciamos nuestra vida laboral. Idealmente, debemos procurar ahorrar en promedio de un 10%( EL DIEZMO PARA ESE VIEJITO QUE LLEVAMOS DENTRO) de nuestros ingresos para este fin, aunque si comenzamos más tarde la cantidad debe ser considerablemente mayor.

Revisar nuestras fuentes de ingresos:

De hecho, la preparación del retiro involucra la construcción de varias fuentes de ingresos complementarias, que puedan conjugarse justo cuando inicie esa etapa. Cada una de estas fuentes nos proporcionará un % que nos ayudará por un lado alcanzar nuestra meta financiera y por otro a mitigar riesgos (evitando concentrar todos los huevos en la misma cesta) diversificando nuestras fuentes de ingresos.

Las fuentes de ingreso más comunes de cara a la jubilación son: Pensión estatal, pensión privada, renta por concepto de inversión en bienes raíces (alquiler de una propiedad) y renta (dividendos) por concepto de una participación accionaria total o parcial, mas ahorros complementarios.

¿Y tu dónde quieres estar a tus 65 años?  La decisión es tuya.

Copyright 2018 - AINSA GROUP - All Rights Reserved